jueves, 5 de junio de 2008

GRAN DUCADO DE LUXEMBURGO.

Luxemburg



Para otros usos de este término véase Luxemburgo (desambiguación).
Grand-Duché de Luxembourg
Großherzogtum Luxemburg
Groussherzogdem Lëtzebuerg
Gran Ducado de Luxemburgo

Bandera Escudo

Lema: Mir wëlle bleiwe wat mir sinn (luxemburgués: «Queremos permanecer siendo lo que somos»)

Himno nacional: Ons Hémécht



Capital
• Población
• Coordenadas Luxemburgo
86.009 (2007)
49°36' N 6° 8' E
Ciudad más poblada Luxemburgo
Idiomas oficiales * Luxemburgués
* Francés
* Alemán

Forma de gobierno Monarquía constitucional
Gran Duque
Primer Ministro S.A.R. Gran Duque Enrique

Jean-Claude Juncker
Independencia
• Fecha Reconocida
11 de mayo de 1867

Superficie
• Total
• % agua
Fronteras Puesto 165º
2.586 km2
más
359 km
Población
• Total
• Densidad Puesto 161º
474,413 Hab (2007)
174,6 hab/km2
PIB (nominal)
• Total (2007)
• PIB per cápita Puesto 65º
US$ 50.160 mill
US$ 104.673 (2007)1
PIB (PPA)
• Total (2007)
• PIB per cápita Puesto 90º$ 38.555 mil
$ 80.457 (2007)
IDH (2005) 0,944 (18º) – alto
Moneda Euro2 (€, EUR)
Gentilicio Luxemburgués, -esa
Huso horario
• en verano CEST (UTC+1)
CEST (UTC+2)
Dominio Internet .lu
Prefijo telefónico +352
Prefijo radiofónico LXA-LXZ
Código ISO 442 / LUX / LU
Miembro de: UE, OTAN, ONU, OCDE, OSCE



El Gran Ducado de Luxemburgo es un país del noroeste de Europa que forma parte de la Unión Europea (UE). Su capital es Luxemburgo. Luxemburgo es el primer país a nivel mundial en el PIB per cápita.


Limita con Francia, Alemania y Bélgica.


Tabla de contenidos
1 Historia
1.1 Luxemburgo antiguo (antes del año 963)
1.2 Luxemburgo Medieval (963 – 1477)
1.3 Gobierno de los Habsburgo (1477 - 1815)
1.4 Desarrollando la independencia (1815 – 1890)
2 Gobierno y política
3 Divisiones administrativas
4 Luxemburgo y la Unión Europea
5 Geografía
6 Economía
7 Demografía
8 Cultura
9 Defensa
10 Véase también
11 Enlaces externos




Historia de Luxemburgo
La historia de Luxemburgo está inherentemente entrelazada con la historia de los países circundantes, sus gentes, y dinastías gobernantes. A lo largo de los años, el territorio de Luxemburgo ha sido erosionado, mientras su propiedad ha cambiado repetidamente, y su independencia política ha crecido gradualmente.


Aunque la historia luxemburguesa documentada se remonta a los tiempos de los romanos, se considera que comienza propiamente en el año 963. Los cinco siglos siguientes contemplaron la aparición de la poderosa Casa de Luxemburgo, la extinción de la cual puso poner fin a la independencia luxemburguesa. Después de un pequeño período de gobierno por parte del Ducado de Borgoña, Luxemburgo pasó a manos de los Habsburgo en 1477.

Después de la Guerra de los Ochenta Años, Luxemburgo formó parte de los Países Bajos del Sur, que pasarían a la línea austriaca de la dinastía Habsburgo en 1713. Después de la ocupación por parte de la Francia Revolucionaria, en 1815 el Tratado de París transformó Luxemburgo en un Gran Ducado en unión personal con los Países Bajos. El tratado también dividió Luxemburgo, que ya había sido dividido en 1659 y volvería a dividirse también en 1839. Aunque estos tratados redujeron gran parte del territorio de Luxemburgo, al mismo tiempo incrementaron su independencia, lo que se confirmó después de la Crisis de Luxemburgo en 1867.

En las siguientes décadas, Luxemburgo cayó más dentro de la esfera de influencia de Alemania, en concreto, después de la creación de una casa de gobierno separada en 1890. Luxemburgo fue ocupada por Alemania desde 1914 hasta 1918. Desde la Segunda Guerra Mundial, Luxemburgo se ha convertido en uno de los países más ricos, impulsado por un gran crecimiento en el sector de los servicios financieros, la estabilidad política, y la integración Europea.


Luxemburgo antiguo (antes del año 963)

La primera referencia conocida sobre el territorio del Luxemburgo moderno fue realizada por Julio César en su ‘‘Comentarios sobre la Guerra de las Galias ‘‘. [1]


Luxemburgo Medieval (963 – 1477)
Asentamientos iniciales en el área de la Ciudad de Luxemburgo actual antes del siglo X, con la iglesia Saint-Saveur, actualmente llamada St.Micheal, construida en 987La historia, propiamente dicha, de Luxemburgo comienza con la construcción del Castillo de Luxemburgo en la Edad Media. Fue Siegfried I, Conde de las Ardenas, el que cambió algunas de sus ancestrales tierras a los monjes de la Abadía de San Maximino en Trier en el año 963 a cambio de un antiguo fuerte, supuestamente romano, con el nombre de Lucilinburhuc. Historiadores modernos explican la etimología de la palabra con Letze, significando fortificación que puede hacer referencia tanto a los restos de una atalaya romana como a un refugio primitivo de comienzos de la edad media.

Alrededor de este fuerte se desarrolló gradualmente una ciudad, que se convirtió en el centro de un pequeño, pero importante estado, de gran valor estratégico para Francia, Alemania y los Países Bajos. La fortaleza de Luxemburgo, localizada en un afloramiento rocoso conocido como el Bock, fue constantemente ampliada y reforzada a lo largo de los años por sus sucesivos dueños, entre otros los Borbones, los Habsburgo y los Hohenzollern, que hicieron de ella una de las fortalezas más resistentes del continente Europeo. Sus formidables defensas y situación estratégica provocaron que fuese conocida como el ‘Gibraltar del Norte’.

Luxemburgo se mantiene como un condado independiente durante el Sacro Imperio Romano Germánico hasta 1354 cuando es consagrado por Carlos IV de Luxemburgo como ducado.

La dinastía Luxemburguesa proporcionó varios emperadores del Imperio Sacro Romano, Reyes de Bohemia y arzobispos de Trier y Mainz. Desde la Alta Edad Media hasta el Renacimiento, Luxemburgo tuvo múltiples nombres, dependiendo del autor. Éstos incluyen Lucilinburhuc, Lutzburg, Lützelburg, Luccelemburc, Lichtburg, entre otros.


Gobierno de los Habsburgo (1477 - 1815)


Escudo de armas de los Condes, Duques y Grandes Duques de LuxemburgoEn estos siglos los electores de Brandenburgo, posteriormente reyes de Prusia, avanzaron su demanda sobre el patrimonio de Luxemburgo, siendo herederos-generales Guillermo de Turingia y su esposa Ana de Bohemia, los disputados duques de Luxemburgo de la década de 1460 - Ana era la hija mayor del último heredero de Luxemburgo. De 1609 en adelante, tenían una base territorial en las inmediaciones, el Ducado de Cléveris, el punto de partida de la futura Renania prusiana. Esta demanda de los Brandenburgo finalmente produjo algunos resultados cuando varios distritos de Luxemburgo fueron unidos a Prusia en 1813.

El primer Hohenzollern en demandar su descendencia de Ana y de su hermana más joven, Isabel, fue John George, Elector de Brandenburgo (1525-98), al haber sido su abuela materna Bárbara de Polonia. A finales del siglo XVIII, la línea más joven de la Casa de Orange-Nassau (los príncipes que llevaron a cabo el sacudimiento de la oligarquía holandesa vecina) también se convirtieron en parientes de los Brandenburgo.

En 1598, el entonces poseedor, Felipe II de España legó Luxemburgo y los otros Países Bajos a su hija la Infanta Isabel Clara Eugenia y su marido Alberto VII, Archiduque de Austria, Alberto que es heredero y descendiente de Isabel de Austria (d. 1505), reina de Polonia, la nieta más joven de Segismundo de Luxemburgo, el emperador del Sacro Imperio Romano. Así, Luxemburgo volvió a los herederos de la vieja dinastía de Luxemburgo - por lo menos a los de la línea de Isabel. Los Países Bajos eran una entidad política separada durante el reinado del matrimonio. Después de la muerte sin hijos de Alberto en 1621, Luxemburgo pasó a su sobrino-nieto y el heredero Felipe IV de España, que, a través de su abuela paterna Ana de Austria, la reina de España, hermana de Alberto, era el heredero primogénito de la reina ya mencionada, Isabel de Polonia.

Luxemburgo fue invadido por Luis XIV de Francia (marido de María Teresa, hija de Felipe IV) en 1684, acción que causó la alarma entre los países vecinos de Francia y dio lugar a la formación de la Liga de Augsburg en 1686. En el sobrevenir de la guerra, Francia fue obligada a devolver el ducado, que fue devuelto a los Habsburgo por el Tratado de Ryswick en 1697. Durante este período de gobierno francés, las defensas de la fortaleza fueron consolidadas por el famoso ingeniero de asedios Vauban. El bisnieto del rey Francés Luis (1710-74) era, a partir de 1712, el primer heredero general de Alberto VII quién era además descendiente de Ana de Bohemia y de Guillermo de Thuringia, teniendo esa sangre a través de la tatarabuela Danesa de su madre (él sin embargo no era el heredero general de esa línea, sólo era el heredero general de la otra). Luis era el primer demandante real de Luxemburgo descendiente de ambas hermanas, las hijas de Isabel II de Bohemia, las últimas emperatrices de Luxemburgo.

El gobierno de los Habsburgo estaba confirmado en 1715, y Luxemburgo fue integrado en los Países Bajos Austriacos.
El Emperador José y su sucesor el Emperador Carlos VI eran, además de su descendencia de reyes españoles quienes eran herederos de Alberto VII, descendientes de Ana de Bohemia y Guillermo Thuringia, teniendo esa sangre a través de su madre (aunque no eran herederos generales de ninguna línea). Carlos era el primer gobernante de Luxemburgo descendiente de ambas hermanas, hijas de Isabel II de Bohemia, la última emperatriz de Luxemburgo.

Los gobernantes austriacos estuvieron más o menos dispuestos a intercambiar Luxemburgo y otros territorios en los Países Bajos. Su propósito era pulir y agrandar su centro de poder, que en términos geográficos se centraba alrededor de Viena. Así, surgieron candidatos Bávaros para asumir el control del Ducado de Luxemburgo, pero éste plan no tuvo demasiada continuidad. Sin embargo, el Emperador José II, creó un pacto preliminar para hacer a un vecino de Luxemburgo, Carlos Teodoro, Elector Palatinado, como Duque de Luxemburgo y rey en los Países Bajos, a cambio de sus posesiones en Baviera y Franconia. Sin embargo, éste proyecto fue suspendido. Carlos Teodoro, que se habría convertido en el Duque de Luxemburgo, fue genealógicamente un descendiente menor de Ana y de Isabel, pero no era heredero principal de ninguna.

Durante la Guerra de la Primera Coalición, Luxemburgo fue conquistado y anexado por la Francia revolucionaria, formando parte del departamento de Forêts en 1795. La anexión fue formalizada en Campo Formio en 1797.


Desarrollando la independencia (1815 – 1890)

Las tres divisiones de Luxemburgo
Luxemburgo seguía más o menos bajo el mandato francés hasta la derrota de Napoleón en 1815, cuando el Congreso de Viena dio autonomía formal a Luxemburgo. Los prusianos ya habían dirigido en 1813 las tierras obtenidas de Luxemburgo, para consolidar la posesión prusiana del Ducado de Julich. Los borbones de Francia llevaron a cabo una fuerte demanda por Luxemburgo, el Emperador de Austria por otra parte había controlado el ducado hasta que las fuerzas revolucionarias lo habían unido a la República Francesa (él, según se informa, no era entusiasta sobre la recuperación de Luxemburgo y los Países Bajos, estando más interesado en los Balcanes).

El rey del Prusia llevó a cabo la demanda de la heredera mayor, Ana.
Un pretendiente adicional emergió, Guillermo VI, Príncipe de Orange, quien en ese momento gobernaba los Países Bajos, y cuya madre y esposa eran descendientes de la familia real prusiana y así también descendientes de las dos hijas de la última heredera de Luxemburgo. Prusia y Orange-Nassau hicieron el siguiente reparto e intercambio: Prusia recibió las tierras ancestrales de Nassau en Alemania central (Dillenburg, Dietz, Siegen, Hadamar, Beilstein), y el Príncipe de Orange a cambio recibió Luxemburgo.

Luxemburgo, algo disminuido de tamaño (pues las tierras medievales habían sido reducidas levemente por los herederos franceses y prusianos), fue aumentado de otra manera con la elevación al estado de Gran ducado y colocado bajo el gobierno de Guillermo I de los Países Bajos. Ésta era la primera vez que el ducado tenía un monarca que no tenía ninguna demanda a la herencia del patrimonio medieval (como los linajes a través de su madre y esposa que tenían un mejor derecho de demanda, el mismo rey prusiano). Sin embargo, el valor militar de Luxemburgo para Prusia evitó que formase parte del reino holandés. La fortaleza, asiento ancestral de los luxemburgueses medievales, fue tomada por las fuerzas prusianas, después de la derrota de Napoleón, y Luxemburgo se convirtió en un miembro de la Confederación Alemana con Prusia responsable de su defensa.

En julio de 1819 un contemporáneo de Gran Bretaña visitó Luxemburgo: su diario ofrece algunas pinceladas sobre la situación del país. Norwich Duff escribe que "Luxemburgo está considerado una de las fortificaciones más resistentes de Europa, y... así aparece. Se sitúa en Holanda (entonces y ahora usada por las personas de habla inglesa como la taquigrafía para los Países Bajos) pero por tratado está guardado por prusianos y 5000 hombres de sus tropas lo ocupan a cargo de Príncipe de Hesse. El gobierno civil está a cargo de los holandeses y los impuestos son recogidos por ellos. La ciudad no es muy grande pero las calles son más amplias que [en] las ciudades francesas y limpias y las casas son buenas... ..[yo] conseguí el más barato de los baños calientes aquí en la casa principal que he tenido en mi vida: un franco."

Mucha de la población luxemburguesa se unió a la Revolución Belga contra el dominio de Holanda. A excepción de la fortaleza y de su vecindad inmediata Luxemburgo era considerado una provincia del nuevo estado belga desde 1830 hasta 1839. Por el Tratado de Londres en 1839 el estado del Gran ducado fue confirmado como soberano y en unión personal al rey de los Países Bajos. Sucesivamente, la parte del ducado de lengua predominante francesa fue cedida a Bélgica como provincia de Luxemburgo. Esta pérdida dejó el Gran Ducado de Luxemburgo como un estado predominantemente de lengua alemana, aunque la influencia cultural francesa seguía siendo fuerte. La pérdida de mercados belgas también causó dolorosos problemas económicos para el estado. Reconociendo esto, el Gran duque lo integró en el Zollverein alemán en 1842. Sin embargo, Luxemburgo siguió siendo un país agrario subdesarrollado durante la mayor parte del siglo. Como resultado de esto, cerca de uno de cada cinco de los habitantes emigraron a los Estados Unidos entre 1841 y 1891.

No fue hasta 1867 que la independencia de ese Luxemburgo fue ratificada formalmente, después de un período turbulento que incluso incluyó un pequeño momento de malestar civil contra los planes de anexar Luxemburgo a Bélgica, Alemania o Francia. La crisis de 1867 casi da lugar a una guerra entre Francia y Prusia sobre el estado de Luxemburgo. El problema fue resuelto por el segundo Tratado de Londres que garantizó la independencia perpetua y neutralidad del estado. Las paredes de la fortaleza fueron derribadas y la guarnición prusiana fue retirada.

Los visitantes famosos a Luxemburgo en el siglo XVIII y el siglo XIX incluyeron al poeta alemán Goethe, a los escritores franceses Emile Zola y Victor Hugo, al compositor Franz Liszt, y a pintor inglés Joseph Mallord William Turner.

Luis XIV de Francia se anexiona el ducado en 1684, lo que desata una guerra que devuelve el ducado a los Habsburgo.

Tras la Revolución, Francia reconquista Luxemburgo y lo transforma en un departamento. Cuando Napoleón I abdica en 1815 es ascendido a gran ducado, teniendo como soberano al rey de Países Bajos y entra a formar parte de la Confederación Germánica.

La revuelta de Bélgica contra el poder de Países Bajos, impulsa a Luxemburgo a declarar su independencia en 1835. Cuatro años después, logra independizarse pero pierde la mitad de su territorio en favor de Bélgica. Dicha porción era la francófona y, de este modo, Luxemburgo se convirtió en un país netamente germano.

En 1842 Luxemburgo se adhiere al Unión Aduanera de Alemania (Zollverein), sin embargo la situación económica sigue siendo crítica lo que lleva a la quinta parte de los luxemburgueses a emigrar a América hasta finales de siglo XX.

Tras el final de la Segunda Guerra Mundial, Robert Schuman originario de este país, impulsa la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA). Esta comunidad suele ser considerada como la "semilla" de la actual Unión Europea (UE).


Gobierno y política

Artículo principal: Gobierno y política de Luxemburgo
El Gran Ducado de Luxemburgo es una monarquía constitucional. Bajo la constitución de 1868, los poderes ejecutivos recaen sobre el Gran Duque y su gabinete, que consta de varios ministros dirigidos por un Primer Ministro. El Gran Duque tiene el poder de disolver el parlamento y convocar elecciones para elegir uno nuevo.

El poder legislativo reside en la Cámara de los Diputados, elegidos por sufragio directo cada cinco años. Una segunda cámara, el Consejo de Estado (Conseil d'État), compuesto de 21 ciudadanos corrientes designados por el Gran Duque, asesoran a la Cámara de los Diputados en la elaboración de la legislación. .

Ver: Referéndum sobre la Constitución Europea en Luxemburgo


Divisiones administrativas [editar]Artículo principal: Organización territorial de Luxemburgo
El país está dividido en 3 distritos (Diekirch - Grevenmacher - Luxemburgo), que a la vez están divididos en 12 cantones (Dikrech - Esch-Uelzecht - Gréiwemaacher - Iechternach - Kapellen - Klierf - Lëtzebuerg - Miersch - Réiden - Réimech - Veianen - Wolz), y después en 116 comunas, la unidad administrativa menor del país.Luxemburgo es el pais con mas densidad de poblacion en todo el mundo.


Luxemburgo y la Unión Europea [editar]En su condición de miembro fundador y gracias a su ubicación geográfica central dentro de la UE, Luxemburgo acoge la sede de dos instituciones de la Unión: el Tribunal de Justicia de la Unión Europea y el Tribunal de Cuentas Europeo. Asimismo es sede de órganos como el Banco Europeo de Inversiones, además de la Secretaría General del Parlamento Europeo.


Geografía [editar]Artículo principal: Geografía de Luxemburgo
Luxemburgo es el séptimo país más pequeño de Europa, encontrándose en el puesto 167 a nivel mundial. El Gran Ducado tiene un territorio de carácter montañoso y con extensas masas boscosas. El relieve presenta dos regiones diferenciadas: en el norte, llamado Oesling, se extienden las estribaciones meridionales del macizo montañoso de las Ardenas, con una altura máxima de 500 metros, y por la que discurren los afluentes del Mosela. Al sur, el Gutland, constituye una extensa llanura prolongación de la cuenca parisina. De este a oeste el país se haya atravesado por el Sauer (Sûre en francés), afluyente del Mosela, que por su orilla derecha recibe al Alzette y por la izquierda al Our y al Clerf, entre otros.

El paisaje luxemburgués se completa con el curso del Mosela, que discurre por el sector oriental, trazando la frontera con Alemania.

El clima es continental, húmedo, más riguroso en las regiones altas del norte, y más moderado en el sur. Las precipitaciones anuales son copiosas, los veranos frescos, mientras que los inviernos son suaves.

Según WWF, el territorio de Luxemburgo corresponde a la ecorregión denominada bosque de frondosas de Europa occidental.


La capital, Luxemburgo es la población más grande del país. Otras ciudades importantes son Esch-sur-Alzette, hacia el sudoeste de la capital y Echternach, al este, contra la frontera con Alemania.


Economía [editar]Artículo principal: Economía de Luxemburgo

Evolución de la población del país entre 1961 y 2003.Posee una economía estable, con altos ingresos y un crecimiento moderado, baja inflación y baja tasa de desempleo. El sector industrial, hasta hace poco tiempo dominado por el acero, se ha ido ampliando y diversificando hasta incluir la industria química, la de goma y otros productos. Durante las décadas pasadas, el crecimiento del sector financiero había más que compensado la declinación de la industria del acero. La agricultura está basada en pequeñas granjas familiares.

Luxemburgo es uno de los centros comerciales y financieros más importantes que compite con Bélgica y Holanda. Como miembro de la Unión Europea, disfruta de las ventajas del mercado abierto europeo. Luxemburgo posee el más alto PIB per cápita del mundo (USD 89.819 para el 2006 y 81.511 PIB Real).

Luxemburgo alberga las sedes centrales de varias corporaciones multinacionales, entre ellas Ternium, Tenaris, y a una de las seis sedes centrales del líder mundial acerero Arcelor-Mittal.


Demografía [editar]Artículo principal: Demografía de Luxemburgo

Puente de AdolfoLuxemburgo contaba en 2005 con aproximadamente 455.000 habitantes. En los últimos 30 años la población ha aumentado en más de 100.000 personas. Si se compara con sus países vecinos, se trata de un fenómeno excepcional. El motivo destacado de este crecimiento es la inmigración. Los nacionales han visto estancarse sus efectivos en torno a 275.000, y sin el recurso a las naturalizaciones habrían disminuido. La tasa media anual de inmigración fue del 1% para el decenio 1990-2000, cuando la media de la Europa de los Quince estaba en torno al 0,23%.

De los mencionados 455.000 habitantes en 2005, 277.600 eran luxemburgueses, 65.700 portugueses, 22.400 franceses, 18.800 italianos, 16.100 belgas, 10.400 alemanes, 4.500 británicos, 3.500 neerlandeses, 9.600 ciudadanos de otros países de la Unión Europea y 26.300 ciudadanos de otros estados.

El fenómeno de la inmigración se remonta al siglo XIX. Ya en 1880 un 6% de la población era de otras nacionalidades, subiendo al 12,2% en 1900, 12,8% en 1922 -a pesar de los efectos negativos de la Primera Guerra Mundial- y 18,6% en 1930. Sólo la crisis de 1929 y la Segunda Guerra Mundial contrarrestaron el fenómeno, de forma que el porcentaje de extranjeros en 1947 era del 10%. Pero tras la postguerra el ritmo anterior ha continuado, alcanzándose el 18,4% en 1970, el 26,3% en 1981, el 29,7% en 1991, y siendo en 2005 del 39%. Además de los inmigrantes residentes en Luxemburgo, un tercio de la mano de obra la proporcionan inmigrantes de día que residen en los países vecinos.


Cultura [editar]Artículo principal: Cultura de Luxemburgo
La situación lingüística de Luxemburgo es caracterizada por la práctica y el reconocimiento de tres idiomas oficiales: francés, alemán y luxemburgués. El plurilingüismo de Luxemburgo resulta de la coexistencia de dos grupos étnicos, uno románico y otro germánico.

En los primeros tiempos del país, el francés tenía un gran prestigio, y aún posee un uso preferencial como idioma administrativo y oficial. El alemán fue utilizado en el campo político, para formular las leyes y ordenanzas con el fin de hacerlas comprensibles a todos. En la escuela primaria, la educación estaba limitada al alemán, mientras que el francés era enseñado en la educación secundaria.

La ley del 26 de julio de 1843 reforzó el bilingüismo introduciendo la enseñanza del francés en las escuelas primarias.

El luxemburgués, un dialecto del alemán muy influido por el francés, nativo de la región de Mosela, fue introducido en la escuela primaria en 1912.

Fiestas Fecha Nombre en castellano Nombre local
1 de enero Año nuevo Neijoerschdag
febrero Carnaval Fuesent
marzo/abril Lunes de Pascua Ouschterdag
1 de mayo Día del Trabajo Dag vun der Aarbecht
mayo Ascensión -
mayo Lunes de Pentecostés -
23 de junio Cumpleaños del Gran Duque Nationalfeierdag
15 de agosto Asunción de María Mariä Himmelfahrt
1 de noviembre Todos los santos Allerhellgen
25 de diciembre Navidad Chrëschtdag
26 de diciembre San Esteban Stiefesdag
Hasta 1984, el uso oficial de las lenguas estaba basado en los decretos de 1830, 1832 y 1834, los cuales permitían elegir libremente entre el francés y el alemán. El francés fue el preferido para la administración. El luxemburgués aún no tenía estatus oficial.

La revisión constitucional de 1984 les dio a los legisladores la posibilidad de regular los idiomas mediante ley. El 24 de febrero de 1984 una ley hizo que el luxemburgués fuera el idioma oficial: "El luxemburgués es la lengua nacional de los luxemburgueses" dice su artículo 1. Además, esta ley reconoció los tres idiomas utilizados (el francés, el alemán y el luxemburgués) como lenguas oficiales. El francés aún permanece como el idioma de la legislación (según recoge el artículo 2 de la citada norma), debido a la aplicación del código civil napoleónico. El artículo tercero establece como lenguas administrativas y judiciales al francés, alemán y luxemburgués.

El luxemburgués es enseñado en las escuelas, después del francés y el alemán. Es enseñado sólo una hora y durante los primeros años de la escuela secundaria. En las escuelas secundarias también se enseña inglés y muchas veces uno de los siguientes idiomas: latín, español o italiano. A nivel universitario, el multilingüismo hace posible que los estudiantes puedan continuar su educación superior en países en los que se hable alemán, francés o inglés.

En el año 1991, el campeón olímpico Alexandre Casal se consolidó como el primer luxemburgués en ganar una copa del mundo, en este caso de esquí, descenso, en las olimpíadas de Atenas.

No hay comentarios: